CBX 1047 l imagenes Honda cbx 1047 l Videos de CBX 1047 l Mecánica l Manual del CBX 1047 l Repuestos

Cuadro parte trasera

Vista Escapes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La CBX 1047, o la mal llamada CBX 1050, por solo 3 cm. cúbicos.

 

Vista en plena acción

 

Hoy en día, cuando las máquinas de altas cilindradas esconden sus potentes motores dentro de los carenados, la desmesura de este motor se hace más patente que cuando se puso a la venta, en 1978. Las máquinas naked de hoy, de estilo retro, parecen insignificantes si se las compara con el gran bloque de cilindros de la CBX, con sus brillantes tubos de escapes en cascadas.


La CBX rebosa potencia y tecnología de una forma que las máquinas modernas no pueden ni soñar y su estilo sigue tan actual como el dia en que se presentó. Eso si, dejando de lado el tren delantero, absolutamente envejecido, cuya delgada horquilla la hace parecer como si Schwarzenegger tuviese los brazos de una criatura de 5 años, la Honda es una moto por la que cualquier diseñador daría un brazo por haber hecho su diseño.

 

Vista de frente

 

Quien mejor que el titular de www.Fazermotos.com.ar, el gallego Pepe Férnandez para poder hablar de ella, ex técnico y jefe de equipo de Honda que bajo su tutela consiguió 2 campeonatos mundiales de BIKES en los años 1986 y 1987, tiene una mano especial para las seis cilindros, para la CBX como para la Z1300 y KZ1300. trabajo para HONDA de Venezuela (Caracas) en la fábrica de ensanblado y montaje; tambien el hizo un estudio que se ve reflejado en una página de Honda (http://www.motores-honda.com.ar)

 

El secreto de la longevidad de la CBX es que su belleza no es tan sólo cosmética, sino que es real y está al descubierto. Repasando las viejas pruebas, publicadas cuando la moto se puso a la venta, se ve claramente que la moto se comportaba como era de esperar de una moto con aspecto tan fiero y que llevaba además un discreto logotipo diciendo "Súper Sport" sobre su depósito y se situaba arriba de todo en las listas de prestaciones. Sus 105 caballos siguen siendo respetables para una máquina sin carenado e, incluso, exceden el limite de 100 caballos que algunos quieren imponer en Europa.

 


A pesar de lo poco en que le ayuda su aerodinámica, la velocidad punta de la Honda se acerca a los 225 km/h. Su  estabilidad y su frenada eran excelentes para lo que se llevaba en la época y, su aceleración hizo que la revista Cycle, entonces la revista líder del mercado americano, dijese que ..."no hay duda de que la CBX es la máquina de serie que más rápidamente acelera, entre todas las jamás se han producido".

 

HERENCIA DE CARRERAS

La CBX tiene sus orígenes en dos períodos muy diferentes de la historia de Honda. Primero, en la mitad de los años sesenta, cuando un joven ingeniero llamado Soichiro Irimajiri diseño una serie de motos de cuatro tiempos, cuya principal característica era el alto régimen al que giraban .. y su gran potencial ....
Entre los pilotos de estas motos estaban Luigi Taveri, Ralph Bryans y Mike Hailwood. Hubo una 50 c.c. bicilíndrica que alcanzaba los 160 Km./h, con la que Bryan fue Campeón del Mundo en 1965 y la 125 de cinco cilindros con la que, un año más tarde, Taveri fue Campeón Mundial; sin olvidar las míticas 250 c.c. y 297 c.c. que Hailwood llevó a la victoria en el 66 y el 67.

 

 


Honda abandonó las carreras al final de 1967 y la estrella de Irimajiri perdió brillo en la siguiente década, no solamente en los circuitos, sino también en los escaparates de los concesionarios. Buena parte de los ingenieros más brillantes fueron destinados a la división de coches, que cada vez adquiría más importancia dentro de Honda, mientras el diseño de la moto de las motos se resentía. En 1977, la mejor novedad deportiva de Honda era simplemente una puesta al día de la CB 750 de simple árbol de levas que había ido perdiendo interés, gradualmente, durante toda la década.

 


El proyecto CBX fue iniciado por el entonces director de Investigación y Desarrollo de Honda, Tadashi Kume, llevado por las ganas de diseñar una máquina capaz de situar a la compañía otra vez en la vanguardia del diseño. A finales de 1975, Irimajiri y otros ingenieros habían vuelto a la división de motocicletas, a un nuevo centro de HR&D, en Asaka.

Allí empezaron a trabajar en dos proyectos diferentes: la seis cilindros y una tetracilíndricas de 16 válvulas basada en la Honda RCB de resistencia.

 

 


No había mucha diferencia por lo que respecta a las prestaciones de los motores, pero la cúpula de Honda se decidió por las seis cilindros pro su carácter único y su herencia derivada de las competiciones. Irimajiri explicó durante la presentación de la CBX, dos años más tarde..."en el Mundial luchábamos contra las cuatro cilindros de dos tiempos de Yamaha y Suzuki; aumentar el número de cilindros era la única forma en que podíamos ser competitivos. Por eso construimos una moto de cinco cilindros y dos de seis, y la CBX es una descendiente directa de estas dos máquinas de carrera. Por eso nos costo tan solo un año y medio su desarrollo. Ya teníamos la tecnología de nuestra experiencia en los Grandes Premios".


Tras su creación, Saichiro Irimijari volvió al anonimato del HR&D de Honda, pero su nombre volvió a sonar en el Mundial  de Velocidad con el retorno frustrado del gigante japonés con la NR 500 4T 32 válvulas y pistones ovales, que luego dio paso a la elitísima NR 750... pero esto es otra historia.

 

 

 

 

IMPRESIONANTE

Vista perfil

 

Volviendo a la CBX 1050. Esta seis cilindros de 1.047 c.c. no se revolucionaba, ni mucho menos, con sus parientes de carrera (la 250-6 de Haliwood daba 53 CV a 16.500 rpm), puesto que su potencia máxima de 105 caballos se conseguía a 9.000 y el par máximo de 82 Nm. llegaba 1.000 vueltas antes. Pero muchos detalles se copiaron o se adaptaron de las motos de carreras, principalmente en la culata, que usaba un sistema de arandelas calibradas para regular el movimiento de las 24 válvulas. Del cigüeñal salía una cadena que hacia girar el árbol de levas de escape, fabricado hueco para ahorrar peso, y de este árbol salía otra cadena que hacia girar el de admisión. También la CBX fue pionera en el uso de magnesio en varias tapas de motor, para ahorrar peso.

 


Obviamente, el principal problema en el diseño de la seis era la anchura del motor. El espacio para las piernas se consiguió inclinando los carburadores hacia el interior, en dos grupos de tres. Pero la idea más brillante de Irimajiri fue el eje auxiliar, situado encima de la caja del cambio y atacado por cadena, que acciona el alternador y el sistema de encendido. Esto puede parecer hoy en día una solución obvia, pero no lo era en aquellos días, cuando todas las motos tenían su alternador en un extremo del cigüeñal. Gracias a este eje auxiliar, el motor de la CBX 1050 acabó siendo sólo 5 cm, más ancho que el de la CB 750 tetracilindrica.


Si el motor de la CBX rebosaba inspiración, el conjunto de la moto, coordinado por Norimoto Otsuka, responsable de diseño de Honda, no se quedaba atrás. El peso era un problema casi tan grave como al anchura, lo que explica el uso de detalles como el manillar de aluminio, los guardabarros de plástico y la falta de extras como un nivel de gasolina.

 

 


Para el mercado más turístico ya había la GoldWing, por lo que Honda quiso hacer una deportiva de la CBX.
Lo mejor de todo era que la moto tenía un aire elegante, que permitía ver el motor sin que los tubos del chasis lo impidiesen. Por descontado, no había un radiador que estropease el efecto, como tuvo la más tardía Kawasaki Z 1300 seis, refrigerada por líquido. Incluso la horquilla de 35 mm. de diámetro, los frenos de disco de 276 mm. y el neumático de 3.5 x 19 pulgadas, que hoy en día parecen tas esmirriados, eran lo mejor que había entonces.


La prensa quedo encantada y no hizo más que recitar alabanzas de la nueva moto. Del motor dijeron que era una obra maestra, una joya de la ingeniería, por su mezcla de finura y brillante aceleración. La estabilidad fue considerada aceptable, a pesar de un peso de 260 kg. que provocaron problemas una vez que se empezaban a desgastar los neumáticos.

 

 


Los probadores pusieron el turbo de las alabanzas con expresiones como.....”una maravillosa revelación que ha elevado la categoría del motociclismo.." y , "la moto número uno, del fabricante mundial número uno.."
Pero por desgracia para Honda, el público se dejó impresionar menos. La CBX era una moto cara, que a finales del 78 costaba más de una vez y media (en Inglaterra) lo que valía la excelente Suzuki GS 1000. En EEUU, cuna  de la GoldWing, las cosas fueron peor. Alli, el modelo original Z, que se vendía muy poco, fue seguido por la versión A, que tenía amortiguación con precarga neumática, árboles de levas que daban un motor menos puntiagudo, un nuevo basculante, y otros detalles.


Más tarde, la CBX-B fue rediseñada como una deportiva turística, con suspensión trasera ProLink de un solo amortiguador, un carenado más grande y maletas. Estaba pensada para el mercado americano y se vendió muy bien allí.

 

Vista del Prolink

 

SU ESTILO SEGUIRA VIGENTE

Dice un fanático .." el motor es ancho, bastante ancho, pues cuando desde el asiento miro hacia abajo veo claramente los extremos de la gigantesca tapa de válvulas, pero, aunque la CBX tiene un centro de gravedad alto, tiene un tacto dócil y bien equilibrado. Incluso a velocidad de paseo, conducir la Seis original es toda una experiencia. Los relojes de fondo negro y los semi manillares siguen conservando todo su estilo, la posición de conducción es deportiva, con el tronco echado hacia adelante, los controles son ligeros, la respuesta del GAS instantánea y el motor tan tratable, que si abres los Keihin CV desde solamente 2000 vueltas en sexta, la
Honda salta hacia adelante sin dar señales ni de un ligero hipo.


Lo mejor es hacer uso de las velocidades cortas, para saborear el momento en que la aguja del tacómetro llega a las 6.000 vueltas, en, digamos, sexta, y la moto se dispara. La CBX estira las piernas y sale como un cohete hacia el horizonte, mientras el sonido de los dos escapes se unifica en un único aullido. En un momento te encuentras corriendo a más de 150 por hora, agarrado fuerte a los semi manillares, mientras los arbustos que hay al lado de la carretera se convierten en una imagen movida.

 


Para el chasis de la CBX, el tiempo ha pasado más rápido que para el motor, y para lo que estamos acostumbrados a lo bueno, hoy en día la horquilla y los amortiguadores son de lo más primitivos.

Los frenos, que tantas alabanzas merecieron en el 78, se han quedado también muy atrás y la potencia de la pinza delantera no se puede comparar con la mordida de una pinza moderna, de cuatro pistones.

Otro punto en el que se nota el paso del tiempo es en la luz al suelo.  Actualmente, es fácil llegar al límite gracias a los pegajosos Michelín, que no existían cuando esta moto se puso a la venta y sin exponer nada rocé varias veces con las defensas en el asfalto y lo hubiera hecho con los cárteres de no existir éstas.


Aun con todos los achaques que la edad le ha hecho aparecer, la CBX sigue siendo una máquina fácil de llevar, a la que se le puede exigir durante largos períodos un ritmo que resulta mucho más respetable si se tiene en cuenta que esta máquina era la reina de las carreteras cuando quienes llevan las Súper Bikes de hoy en día, aún vestían calzones cortos.

Si bien el chasis de la moto llega justo a cumplir con su función, el  motor sigue siendo memorable; una referencia visual, táctil y auditiva que aún deja sentir sus grandes sensaciones y su nervios cuando se gira el puño del gas.


Quizás lo mejor de la Seis es que jamás volverá a  haber otra como ésta.

Dada la importancia que cada día tiene la aerodinámica, parece inconcebible que una máquina con esta tecnología y esta intención deportiva pueda tener estas líneas, a la vez tan simples y tan impactantes.


La CBX fue un gesto glorioso, aunque fallido, puesto que se trató de una máquina en la que se puso mucho genio y empeño, pero sus resultados comerciales inmediatos fueron más bien escasos.


Pero, como si se tratase de una obra de arte de un artista hace tiempo fallecido, la brillantez de esta
La CBX 1050 fue rechazada en su día, no sé si por su potencia, aterrador aspecto, quizá precio,...pero tiene asegurado un lugar en la HISTORIA DEL MOTOCICLISMO.

 

LLegó a nuestro país a finales de 1978 como una moto imnovadora que lo que más hizo fue ponernos los pelos de punta al ver el tamaño de la misma, esos 6 seis cilindros sobresaliendo desde arriba mirando sobre el tanque.

Quien mejor que el titular de WWW.FAZERMOTOS.COM.AR, el gallego Pepe Férnandez que gracias a dios esta en Argentina para poder hablar de ella, ex técnico y jefe de equipo de Honda que bajo su tutela consiguió 2 campeonatos mundiales de BIKES en los años 1986 y 1987, tiene una mano especial para las seis cilindros, para la CBX como para la Z1300 y KZ1300. trabajo para HONDA de Venezuela (Caracas) en la fábrica de ensanblado y montaje; tambien el hizo un estudio que se ve reflejado en una página de Honda (http://www.motores-honda.com.ar)

Tanto tiempo como ha pasado y el impacto visual de esta moto sigue siendo tan poderoso como entonces. Hace ya treinta años que se presentó la CBX 1000, pero no ha habido otra moto cuya fuerza visual se pudiese comparar con ésta.

Es como una patada en la retina. Impactante. Y más si se contempla por su lado derecho, en posición tres cuartos y apoyada sobre el caballete lateral, que es su pose favorita frente a las cámaras.

 

Belleza

 

La CBX rebosa potencia y tecnología de una forma que las maquinas modernas no pueden ni soñar y su estilo sigue tan actual como el día en que se presentó.

 

A pesar de lo poco en que le ayuda su aerodinámica, la velocidad punta de la Honda se acerco a los 225 km/h. Su estabilidad y su frenada eran excelentes para lo que se llevaba en la época y, su aceleración hizo que la revista Cycle, entonces la revista líder del mercado americano, dijese que... "no hay duda de que la CBX es la maquina de serie que más rápidamente acelera, entre todas las que jamás se han producido".

 

 

 

Funcionamiento del motor de la CBX 1047

Taller especial de reparación de motos

El manual de tu moto

A toda potencia

Plano Tapa Cilindros

Vista de la distribución

Cbx 1047

Vista de las levas

 

informes@cbx1047.com.ar

 

2007-2014 - www.cbx1047.com.ar - Buenos Aires - Argentina

Por un solo pago publica tu Auto, Moto, Camión, Repuestos, telefono o propiedad, lo que quieras hasta que lo vendas!